Casa montañesa en Cantabria

Proyecto de arquitectura

La rehabilitación y ampliación que Lalzada ha realizado en esta casa montañesa en Cantabria se caracteriza por el respeto a la estructura original de la vivienda y por un marcado estilo neorústico. La luz natural, amplificada por un lucernario central, complementa y realza el uso de la piedra y la madera como hilos conductores de la decoración. Los 800 m2 de la estructura original, se han transformado en 1000 m2 dotados de una nueva personalidad que bebe de la arquitectura tradicional de la zona. La ampliación y distribución de los espacios, repartidos entre el sótano, la planta baja y la primera planta, han sido pensadas al detalle para crear espacios diáfanos y llenos de luz que permitan sacar el máximo partido de cada rincón. El exclusivo mobiliario, diseñado por Lalzada, ha sido producido para adaptarse a los gustos y necesidades del cliente, por lo que suponen el complemento perfecto al espíritu de esta casa montañesa. Dos palabras son suficientes para definir este proyecto: sentido y sensibilidad.